Situación:

Mal practica médica a causa de una resonancia magnética prematura conduce al síndrome de cola de caballo.

Los abogados de negligencia médica de Lipkin & Higgins representaron a un cliente, una mujer de 31 años que fue trasladada en ambulancia a un hospital local a las 11:00 p.m. después de desarrollar dolor en el inferior de la espalda severo que caminaba hacia abajo de su pierna izquierda mientras jalaba un carrito de supermercado. Ella fue ingresada al hospital y se le asignó un médico. El medico primero miro a nuestra cliente al día siguiente a la 1:00 p.m. En ese momento, sus síntomas habían cambiado y tenía un dolor que se caminaba a la pierna derecha, lo que le causaba entumecimiento en el pie y el tobillo.

MRI Ordenado Lo Antes Posible

Al creer que la causa de los problemas de nuestro cliente era una lesión nerviosa (es decir, una hernia discal), el medico ordenó que se realizara una resonancia magnética lo antes posible. El expediente medico indica que la resonancia magnética ordenada se comunicó al departamento de radiología a través de su sistema informático antes de las 2:00 p.m. Los registros también muestran que el día en que se ordenó la resonancia magnética, no se programó ningún otro paciente para la resonancia, y la máquina estaba disponible para su uso inmediato.

La Resonancia Magnética No se Realiza y el Estado del Paciente se Deteriora

Trágicamente, la resonancia magnética no se realizó durante más de 24 horas. Durante este tiempo, la condición médica de nuestra clienta se deterioró hasta el punto que requirió cateterismo y desarrolló debilidad y entumecimiento en ambas piernas y pies. La resonancia magnética mostró un disco herniado central masivo aplastando los nervios en su canal espinal (estos nervios se llaman nervios de la cola de caballo). Nuestra clienta sufre hoy de síndrome de la cola de caballo con deterioro permanente de su función intestinal y de la vejiga, entumecimiento en el área de la ingle y caída de pie, que requiere el uso de aparatos ortopédicos para caminar.

Negligencia Médica Alegada

Lipkin y Higgins alegó que tanto el médico como el hospital fueron negligentes por no haber tomado la resonancia e interpretadó el día en que se ordenó. Por lo tanto, la cirugía que podría haber evitado el síndrome de la cola de caballo, si se hubiese realizadó antes, se retrasó durante casi dos días y no fue efectiva. También alegamos que el médico no reconoció los déficits neurológicos progresivos de nuestra clienta entre el momento que fue admitida y la primera evaluación del médico, y que el médico tampoco proporcionó cobertura de respaldo mientras estaba fuera del hospital.

Demandado Alega Que No Se Requiere Cirugía Inmediata

La disputa por negligencia médica en el caso se centró en si se requería cirugía el día en que se ordenó la resonancia magnética, teniendo en cuenta el cuadro clínico de nuestra clienta, y si el síndrome de la cola de caballo debería haberse anticipado ese día. Los acusados ​​contrataron a dos neurocirujanos como testigos expertos. Cada uno declaró que nuestro cliente ingresó al hospital con las mismas quejas que un paciente en una situación que no es de emergencia, con dolor en la parte posterior de la espalda y dolor ambulante en una pierna. Dado que la cirugía para estas quejas es electiva en lugar de obligatoria, los expertos del demandado opinaron que nuestra clienta no requirió cirugía inmediata. La falta de cirugía el mismo día en que se ordenó la resonancia magnética no fue por lo tanto negligencia de acuerdo a los expertos para el demandado.

Resolución exitosa: $ 2,500,000

Pudimos demostrar que nuestra clienta no era una presentación típica. El cambio de los síntomas de la pierna izquierda a la pierna derecha dentro de las 12 horas posteriores al ingreso al hospital y su incapacidad para sentir la necesidad de orinar fueron características distintivas de un síndrome de la cola de caballo en desarrollo, una condición neurológica muy conocida y rara. Además, la falta de explicación de por qué la resonancia magnética no se tomó de inmediato y que los resultados de la resonancia magnética indicaron compresión de múltiples nervios en la médula espinal en lugar de un solo nervio que ya salió de la médula finalmente llevaron a los demandados a ofrecer al demandante $2.5 millones en acuerdo de negligencia médica una semana antes del juicio iba a comenzar.

El equipo veterano de abogados de Lipkin & Higgins está disponible para ayudar con su caso. Desde nuestra oficina en el centro de Chicago, ofrecemos consultas gratuitas para revisar los detalles de su posible caso. Deje que nuestro conocimiento y experiencia del sistema legal proteja sus derechos.